EL ARCHIVO DEL INSTITUTO JORGE MANRIQUE. Jesús Coria y Joaquín J. Fernández

Captura de pantalla 2013-05-04 a la(s) 02.30.15

COMUNICACIÓN PRESENTADA A LAS JORNADAS DE INSTITUTOS HISTÓRICOS 2011 (INSTITUTO AGUILAR Y ESLAVA. CABRA)

Resumen

Los archivos de los Institutos Provinciales de Segunda Enseñanza, fundados  a partir de la Ley Pidal de 1845, proporcionan una información que puede calificarse de indispensable para el estudio de su propia trayectoria histórica, la de la ciudad y provincia en que se inscriben y, consiguientemente, para la de la Instrucción pública española. El Instituto de Palencia conserva un archivo de gran riqueza que necesita una actualización de sus fondos documentales, así como de una atención prioritaria para su conservación. Analizaremos someramente sus principales características, el nuevo impulso que se viene desplegando en estos últimos años en la publicación de su documentación y, finalmente, las posibilidades didácticas que ofrecen para la utilización en el aula. Está planteada la finalización de una novedosa página web que permitirá conocer y utilizar una buena parte de sus fondos y también una compleja base de datos de alumnos y profesores.

Palabras clave:

Archivo histórico del Instituto Jorge Manrique de Palencia, enseñanza secundaria en Palencia, Institutos Históricos, aplicaciones didácticas archivos.

Abstract

The archives of the Provincial Secondary Education Schools, founded after the Pidal Act of 1845, provide information that can be described as indispensable for the study of their own historical trajectory, for the cities and the provinces and, consequently, for the Spanish public Instruction System. The Institute of Palencia keeps a very valuable archive which needs to update its documentary collections, as well as a focus on its conservation. We will briefly analyse its main features, the new momentum that has been developing recently with the publication of documents and, finally, the learning opportunities it offers to be used in the classroom. It is planned the completion of a new website that will provide a good portion of its funds and, also a complex database of students and teachers.

Keywords

Historical Archive of the Institute Jorge Manrique de Palencia, Palencia secondary education, Historical Institutes, educational applications files.

I. El archivo del IES Jorge Manrique: panorámica general. Ubicación actual en el edificio

Los actos culturales del Centenario del inicio de las obras del actual edificio del IES Jorge Manrique de Palencia (1908-2008) fueron el comienzo de una nueva etapa en el estudio y conocimiento de su trayectoria histórica. Una buena parte de los actos que enmarcaron esta gran efemérides (conferencias, publicaciones, exposiciones) fueron posibles gracias a los trabajos emprendidos en su archivo y así lo acabamos de manifestar en otra comunicación presentada a estas V Jornadas de Institutos Históricos Españoles.

Una de sus virtudes reside en contener unos fondos documentales  escasamente manipulados[1] y, a pesar de su desorden aparente, conserva una estructura lógica en cuanto a su clasificación[2]. A lo largo de su trayectoria vital ha sufrido algunos traslados y eso ha hecho que pueda haberse perdido una parte de la documentación. También han contribuido a su deterioro el agua, las temperaturas inadecuadas y otras inclemencias ambientales.

La ubicación del archivo  ha cambiado desde la inauguración del nuevo edificio en 1915. En un primer momento estuvo localizado en el piso principal, junto a las oficinas de la Secretaría y los despachos respectivos del Secretario y del Director. En la actualidad sigue vinculado físicamente a las oficinas y se encuentra en un altillo construido sobre ellas y el despacho del Secretario a modo de un falso techo en el piso inferior del Instituto.

La existencia de una Secretaria, de escribientes y oficiales a su servicio, junto con un interés manifiesto por encontrar y habilitar un espacio satisfactorio para las oficinas del Instituto y el archivo correspondiente de la documentación generada, es algo que puede seguirse fácilmente a través de las Memorias de comienzos de curso ya desde mediados del siglo XIX.

Las distintas leyes educativas demuestran un interés por el almacenamiento de los documentos gestionados por el Centro. Las necesidades burocráticas demandan un personal cada vez más especializado para su gestión y unos locales que permitan su clasificación, los archivos. Comprobaremos que son anejos a la Secretaría, bajo la supervisión y guarda del Secretario del Instituto[3].  Una vez iniciada la andadura de estos Institutos de Segunda Enseñanza los reglamentos educativos irán precisando más el régimen de organización burocrática. No es éste el momento de analizar de una manera extensa todo el proceso de creación de la documentación de la Secretaría de los Centros. El RD de 20 de julio de 1859 que aprueba el reglamento general para la Administración y el régimen de la Instrucción pública recoge detalladamente las funciones de la Secretaría y del personal administrativo. Late en la nueva reglamentación el deseo de uniformidad de los documentos expedidos y que formarán, en buena parte, el fondo del archivo. Para evitar dispersiones de folios sueltos se articula la necesidad de rellenar libros encuadernados y, por otro lado, conformar un expediente personal del alumno con determinada documentación[4].

El Reglamento de 1901 de los nuevos Institutos Generales y Técnicos plantea la necesidad de que éstos cuenten con determinadas instalaciones (gabinetes, laboratorios, aulas específicas, talleres, jardín botánico, biblioteca y gimnasio) entre los que se contempla también, de manera muy concreta “oficinas de Secretaría y Archivo”[5]. De esta forma, tras la construcción del nuevo edificio (1908-1915), el local destinado a la Secretaría queda ubicado en el piso principal, tal  y como podemos comprobar con la planta anexa.

El proyecto de los arquitectos Arroyo y Gallego se acomoda a los preceptos legales[6].

Art. 11 RD 29 septiembre 1901 (Título II. Capítulo VI. Art. 26.11: ) “Un despacho para el Director, una sala para los Profesores, un despacho para el Secretario, contiguo á otro local donde estén instaladas las oficinas de Secretaría y Archivo, y viviendas para el Portero y el Conserje”.

PROYECTO ARROYO-GALLEGO: “En esta crujía paralela á la fachada principal se halla á derecha la sala de juntas y la sala y despacho de la Dirección, y á izquierda la sala de profesores, con taquillero para las togas y una sala de visita y el despacho del Secretario que comunica con la oficina de Secretaría situada en el ángulo sur del edificio. Tiene esta oficina su archivo y un local destinado á los alumnos en los días de matrículas, que les sirve de vestíbulo.” (Proyecto de Instituto General y Técnico para Palencia. Documento número 1. Memoria, fol. 10. AIJM. Caja 19. Proyecto arquitectónico del nuevo Instituto y documentos de la Junta de Obras).

II. Descripción de los fondos documentales del Archivo

El  archivo de un Instituto de Segunda Enseñanza presenta una tipología específica que tiene como eje fundamental la gestión educativa a través de las oficinas de la Secretaría. El Centro presenta dos sectores –profesores y alumnos- que fundamentan el ejercicio burocrático a través de la emisión de los papeles específicos de esa función docente: actas de calificaciones, expedientes personales y académicos, actas de órganos de gestión académica y pedagógica, completados  con una documentación administrativa variada que permite la validación de todas las series anteriores (certificaciones y su tramitación).

Al encontrarse el Instituto en una esfera más amplia necesitada de comunicación con otras entidades –de tipo local, provincial y nacional- y sectores educativos de control de distinto nivel, el siguiente foco documental provendrá de la comunicación (registro de entradas y salidas) y de todo aquello que proponga la adecuación a los preceptos legales que emanan de la autoridad central. Gracias a este último aspecto podemos aún conservar una rica colección que forma el fondo que podríamos englobar bajo el epígrafe de biblioteca auxiliar del archivo. Dentro de ella sobresale con luz propia la colección de Memorias de comienzo y fin de curso que se elaboran en el Instituto y se envían a encuadernar muy pronto –las primeras son manuscritas- a las imprentas locales. A veces son costeadas por los propios profesores, tal y como nos recuerda el Director D. Inocencio Domínguez. De alguna de ellas conservamos el discurso inaugural, que suele versar sobre aspectos metodológicos de la enseñanza y recoger los cambios en la normativa.

La gestión económica, reflejada con cierta exactitud en las Memorias antes citadas, es uno de los bloques más destacados. Aparece desperdigada, a veces de forma errática y confiada en montones de papeles sin clasificar, necesitándose grandes esfuerzos para poderla organizar de forma secuencial y temática.

Junto al Instituto existen otros Centros educativos que dependen –de manera diferente por la reglamentación de las distintas normas que aparecen en el ámbito cronológico propuesto al principio- del Instituto y que forman el apartado de enseñanza privada. En nuestro caso sobresale con luz propia el colegio de los jesuitas de Carrión de los Condes.

Sin ánimo de pretender efectuar una clasificación exhaustiva de cada uno de los apartados propuestos, teniendo en cuenta la complejidad y abundancia de la máquina burocrática, que crece de manera desmesurada a partir de la Ley Moyano (1857), decidimos agrupar todas las series documentales del archivo de acuerdo con unos ejes temáticos. De esta manera nos pareció que daríamos más facilidades al futuro investigador y, por otro lado, nos ayudaría en su presentación en un foro de estas características.  Quedaría, pues, de la manera que sigue:

A) Sección de Profesores. Los expedientes del profesorado aparecían dispersos en cajas  y,  algunos de ellos, en estado de mala conservación. Durante estos tres últimos años hemos procedido a su clasificación en legajos y depósito posterior en cajas. Hasta el momento de redactar estas líneas cabe destacar la presencia de un total de 16 -numeradas correlativamente- que componen la base esencial de la citada Sección, que se completa con una caja más de hojas de servicio de profesores desde 1874 y otros documentos administrativos (caja nº 17). No están todavía completamente clasificadas y necesitan una atención prioritaria en próximos ejercicios para vaciar sus contenidos [7] .

La caja 20 contiene el escalafón oficial de Catedráticos y otros profesores, correspondiente a distintas etapas que van desde 1861 hasta  1920. [8]

B) Sección alumnos. Los primeros alumnos, los comprendidos entre 1845 a 1853, se encuentran en las cajas numeradas desde la 100 a la 104. Sus expedientes personales consisten en unos folios cosidos en  cuadernos y con una clasificación deficiente por estudios. Los expedientes académicos son todos manuales y su contenido es heterogéneo.

Está simplemente iniciada la catalogación de los alumnos inmediatamente posteriores, hasta llegar a la década de los años setenta: en este momento ocupan las cajas numeradas desde la 700 a la  727.

Son precisamente estos alumnos los que necesitan un volcado de datos de sus expedientes respectivos. Es una de las etapas más importantes del Instituto y la hemos constituido en uno de nuestros objetivos a corto y medio plazo.

Los expedientes de alumnos que pertenecen al periodo cronológico que se mueve entre la década de los años setenta del siglo XIX hasta el Plan Callejo ocupan desde la caja 1500 a la 1825. Es uno de los fondos documentales más trabajados hasta este momento e incluyen los alumnos de Magisterio. Se clasifican por el nombre -no el apellido- y se van numerando de forma consecutiva las cajas hasta completar la letra inicial. Existe también una doble clasificación entre ultimados y no ultimados, esto es, entre los que han finalizado sus estudios en el Centro (cajas 1500 a 1643 para Bachillerato y 1792 a 1815 para Magisterio) o no los han concluido por cualquier causa (abandono de los mismos, traslado a otro Instituto, etc.) que ocuparían las cajas 1644 a 1794 y 1816 a 1825 respectivamente[9].

Junto a los alumnos de régimen oficial encontramos todos aquellos que cursaron otros modelos de escolarización: no oficial, privada –para los colegios que dependen directamente del Instituto en cada época- y doméstica. Una de las preocupaciones que estamos manteniendo en el volcado de los datos es la búsqueda de referencias expresas para estos colegios. Uno de ellos, el de los jesuitas de Carrión de los Condes, merece una atención monográfica por el número de alumnos y la complejidad de la documentación conservada, lo que hace que las referencias generales se depositen en un fondo específico, mientras que los alumnos se encuentren con los de otros regímenes de matriculación. La vinculación del Instituto y los colegios privados, el control de las enseñanzas, exámenes y matrícula, es muy estrecha a cargo del Centro público.

C) Libros de calificaciones y documentos administrativos de gestión de la Secretaría.  Constituye uno de los fondos más complejos y abarca un buen número de cajas que van desde la documentación procedente del proceso de matriculación (cajas 33 a 36, 41, 105 a 111, 113 a 115), derechos económicos recaudados (cajas 37, 38, 40), correspondencia de entrada y salida -definida por destinatarios en un buen caso, -entre los que se puede citar el Jefe Político de la Provincia, el Ayuntamiento, otras autoridades provinciales como el Obispo, el Rector de la Universidad de Valladolid, Administración Central-  tratándose en volumen de la documentación más numerosa (cajas 54 a 94), actas de exámenes (cajas 124 a 132), faltas de asistencia y de comportamiento de alumnos (cajas 135 a 143), certificados de enfermedad de alumnos (caja 300), premios y menciones (cajas 200 a 210), libros de Hojas de Estudio de alumnos (cajas 161 a 166),  expedientes disciplinarios a alumnos y profesores (caja 150), recibos de entrega de títulos, oficios de Director y Secretaría (caja 50), índices de órdenes, legajos y libros (cajas 42 a 44, 51 a 53).

Se conservan libros de actas de matrícula y calificación desde el periodo inicial (1845-1846) hasta las primeras décadas del siglo XX (curso 1924-1925), aunque existen algunas lagunas para los cursos 1890-1891 al 1900-1901, así como para el periodo comprendido entre 1908-1909 y 1914-1915. Hasta el momento hemos catalogado un total de diez. Son de tamaño no uniforme y presentan una encuadernación diversa [10], así como a veces se registran sin más hojas sueltas sin encuadernar (curso 1886-1887 a 1889-1890) que están, a la vez, en un regular estado de conservación[11].

Completan esta sección los libros matrices de matrícula de las diferentes asignaturas y de solicitudes de certificaciones académicas oficiales y personales[12].

Dentro de este apartado podemos incluir las cajas 292 y 293. Su contenido es el de cuestionarios y exámenes, para la primera; versiones latinas de textos castellanos hechas por alumnos entre los años 1853 a 1858, la segunda. Tienen continuidad con la caja 97, dedicada a trabajos presentados por alumnos del Instituto a un certamen literario con motivo del centenario del Quijote cervantino, y la 112. Esta última recoge expedientes de Bachilleres en Filosofía para los años comprendidos entre 1846 y 1852.

Hay un libro más que contiene la relación de los alumnos suspensos en otros Institutos y que han venido a parar a éste[13]. Otro más con los que han sido merecedores del Grado de Bachiller[14]. Se trata de un conjunto de libros de gran interés para completar los datos de algunos alumnos  y registrar su presencia con mayor agilidad.

D) Libros de órganos colegiados del Centro. Dentro de esta sección sobresale por su importancia los referidos a las Actas de Claustro. Ocupan dos cajas para el siglo XIX y XX, respectivamente (cajas 24 y 25). Esta documentación, muy importante para el estudio de la vida académica del Instituto, se puede encontrar en libros normalizados o en folios sin encuadernar o sueltos: en libros foliados están las que abarcan los cursos 1845-1846 al final del primer trimestre de 1851-1852, así como desde 1900-1901 al final del primer trimestre de 1938-1939; en folios sueltos actas desde 1851-1852 al 25 de mayo de 1899, siendo imposible saber en estos momentos si están todas las que se redactaron en su día[15].

En la caja nº 24 se archivan también las memorias manuscritas que el Director del Instituto eleva a la Superioridad en cumplimiento de la legislación vigente al finalizar cada curso escolar y corresponden a varios años: 1848, 1849, 1850 y 1851[16].

E) Documentación económica. Ocupa varias cajas y se refiere no sólo a la gestión económica propiamente dicha por ejercicios, sino también a otros gastos (calefacción, material, arreglos, nóminas profesorado desde 1888 a 1912) y que ocupan las cajas 400 a 433. Una caja especial contiene el apartado correspondiente al instrumental científico, referido a adquisiciones para el gabinete de Física (caja nº 450). Ha sido fundamental para el estudio de los aparatos científicos que se ha realizado en este Instituto con motivo de los fastos del primer centenario del edificio[17]. De gran interés es la reciente aparición de un libro de cuentas que tiene comienzo en 1845 y finaliza en 1854[18].

F) Obras pías. En la caja 95 podemos encontrar algunos documentos relativos a  esta forma inicial de financiación de los Institutos[19].

G) Documentación referida a colegios adjuntos y agregados. Se refiere a los Colegios de Cervera (caja 270), Torquemada (caja 271), Herrera de Pisuerga (caja 272), Frómista (caja 273), Astudillo (caja 274). El fondo más importante corresponde al Colegio de Carrión. Sus alumnos  y exámenes  incluyendo la época en que funcionó como Instituto Libre (cajas 275 a 279, 293 y 294).

H) Colegio de Internos.  Se encuentra depositada una gran parte de su historia  en las cajas 116 a 123 y se refiere esencialmente a datos del alumnado y de régimen interno, destacando algunas memorias impresas inaugurales del mismo en la última caja. Las noticias referidas al colegio pueden completarse con otras fuentes, especialmente las actas de claustro, registro de entrada y salida y, finalmente, con algunas otras memorias de comienzo de curso del Instituto.

I) Documentación de la Escuela de Dibujo que existió en el Instituto.Permanece depositada en la caja 39. Hay otras noticias más en la correspondencia del Centro y alguno de los documentos más significativos están publicados en un reciente trabajo de investigación[20].

K) Proyecto de obras del edificio actual del Instituto. Se conserva el expediente de construcción del edificio de Arroyo y Gallego, así como otros documentos de la Junta de Obras (Caja nº 19): planos, especificaciones técnicas, presupuestos, etc[21].

L) Fondo gráfico. Será analizado en otra de las intervenciones en estas Jornadas a cargo de la profesora Santo Tomás. La sección fotográfica es una de las  menos conocidas y que ha ido creciendo más en estos últimos años por la aportación efectuada por particulares que han depositado en el Centro sus testimonios gráficos tras las exposiciones monográficas que se realizaron en el curso 2008-2009.

M) Personal de Administración y Servicios. La documentación referida a estas categorías profesionales se encuentra mayoritariamente en la caja nº 29. Dan testimonio de las vicisitudes personales de estos personajes a lo largo de su relación laboral con el Centro. Sus expedientes, sobre todo en el caso de los conserjes –en todas sus variantes-, arrojan multitud de datos sobre su trayectoria vital en otros servicios del Estado, especialmente el de la milicia. Junto a los conserjes destaca la presencia de los dependientes (escribientes y oficiales) de la Secretaría y muestran la complejidad y especialización de las funciones burocráticas.

N) Biblioteca auxiliar del archivo. Se conservan en dos cajas (nº 98 para el siglo XIX y  nº 99 para el XX) distintos ejemplares de las Memorias inaugurales impresas del curso académico  que enlazan con las Memorias manuscritas ya reseñadas con anterioridad. Abarcan un periodo cronológico que va de 1859-1860 hasta 1934-1935, con abundantes lagunas para algunas etapas (1852 a 1859, 1864 a 1876  y de 1900 a 1905)[22]. Se completan con los discursos inaugurales (1848-1849 y 1850-1851)[23].

Un conjunto de libros de legislación educativa de la Administración del Estado de diferentes años, encuadernados en piel con filetes dorados algunos: Plan de Estudios y Reglamento 1845 y 1847; Boletines Oficiales de 1847 y de 1850Plan de Estudios y Reglamento 1850 y 1852; Plan y Reglamento de Estudios 1866 y 1867; Reales Decretos referidos a 1851 en cuatro tomos, la normativa de 1852 está repartida en dos tomos, Anuario Legislativo de Instrucción Pública correspondiente a 1908, Colección Legislativa de Instrucción Pública (1910 y 1911) en dos tomos, La nueva legislación de Enseñanza Media referida a 1938,  una  Memoria-Anuario de la Universidad Central (1861 a 62). Para terminar, un  curioso ejemplar  de 1876 sobre “Legislación del papel sellado agrupada por clases”.

III. Las realizaciones prácticas. Base de datos de alumnos y profesores. Página web del archivo del Instituto.

Una de las labores que se planteó en esta labor de modernización del archivo  -que ha corrido paralela a múltiples actividades de catalogación y vaciado de fuentes- fue la realización de una potente base de datos de alumnos y profesores de este Instituto de Palencia. Pensábamos entonces, en esos primeros momentos, que urgía recoger  las principales referencias de alumnos y profesores de una manera sistemática. Para los primeros se nos antojaban necesarios algunos datos de entrada: nombre-apellidos, lugar de nacimiento, fechas de estudios; para los segundos, además de su ámbito de dedicación académica, años de docencia. Caja a caja se han ido vaciando esos datos –sin completar totalmente- para los alumnos de la segunda fase de matriculación (cca. 1870 – cca. 1915). Ambicioso ha sido también el proyecto para el profesorado, llegándose  a la época actual. En este último caso hay que recalcar que existen todavía algunas cajas de expedientes de profesores sin ultimar definitivamente sus registros.

Esta tarea ingente ha necesitado complementación en el apartado informático del personal de Secretaría de este Instituto, generosamente comprometido con el proyecto[24].  En el momento de redacción de estas líneas se está incorporando estos registros a una especial página web, todavía en obras, que se ha llevado a cabo dentro de una experiencia de aplicación didáctica de los archivos que ha dirigido uno de los autores de esta comunicación, Jesús Coria, y cuya parte técnica, desde la perspectiva informática, corre a cargo de Sotero García, en colaboración con Juan Mª Fernández, ambos profesores del IES Jorge Manrique de Palencia y participantes también en ese grupo de trabajo. La página estará  abierta y a disposición de investigadores e interesados en fechas próximas. La consulta de la base de datos será posible on-line[25].

IV. Posibilidades didácticas del Archivo

El archivo no es un reducto que puede ser habitado exclusivamente por papeles y especialistas del saber histórico. Puede y debe ser también objeto de atención para experiencias didácticas con los alumnos. Hasta ahora hemos intentado realizar alguna basada en los exámenes que ser conservan en la Sección de Alumnos. Algunos profesores de Ciencias Naturales, Latín e Historia del Instituto han proyectado plantear la programación de los exámenes del siglo XIX en sus clases actuales. Las posibilidades son múltiples y sorprenden gratamente por su aceptación entre el alumnado[26].

Este es un mundo abierto, pleno de posibilidades, que esperamos poder compartir con todos los profesores de los Centros aquí representados y a quienes brindamos nuestras realizaciones prácticas y, sobre todo, nuestro apoyo y deseo de colaboración[27].

Vaya, como colofón final, la sugerencia de incluir en el futuro en estas Jornadas una mesa que recoja comunicaciones y ponencias, en próximos ejercicios, de aplicaciones didácticas de nuestro patrimonio cultural. Es un buen camino que debemos andar y nada mejor que sabedores de que existen posibilidades de transmitir experiencias de estas características a los alumnos del siglo XXI y darles a conocer retazos de lo que fue la instrucción pública y su aportación en el presente.


[1] La utilización intensiva se ha efectuado  en estos tres últimos años. En un momento inmediatamente anterior por los trabajos de Mª C. Álvarez García y, más secundariamente, por R. Del Valle, quien ha manejado para su trabajo las memorias impresas de comienzo de curso. Vid. ÁLVAREZ GARCÍA Mª C., “Origen, creación y funcionamiento del I.N. B. Jorge Manrique de Palencia (1854-1855), en PITTM 57 (1987), pp. 341-364; La enseñanza secundaria en Palencia durante el siglo XIX (1845-1901). Palencia 1997; DEL VALLE R., El Instituto Viejo” . Comienzos de la Segunda Enseñanza en Palencia (1845-1915). Palencia 1992.

[2] No hemos modificado la estructura general de la clasificación de documentos. Únicamente hemos ampliado las secciones, repuesto las cajas deterioradas y actualizado el número de referencia de cada una de ellas, pero no se han alterado los legajos antiguos. Al mismo tiempo, siempre que hemos tenido ocasión, se ha procedido a su vaciado. De esta forma, el investigador puede tener detallado en un índice el contenido básico de los documentos de alguna de las cajas.

[3] Reglamento de 17 de septiembre de 1845. Sección Segunda. Título Primero. Capítulo IV. De los Secretarios. Entre las funciones que se le encomiendan –en la Universidad y por extensión en los nuevos Institutos- es la organización de la documentación que se genera en la Secretaría, ejercer de interventor económico, extender las actas de las reuniones, llevar a cabo el proceso de matriculación, “instruir los expedientes y extender las consultas y comunicaciones”, expedir y certificar documentos y -lo que es más importante desde nuestra perspectiva- “cuidar de los archivos y de la buena clasificación de los papeles” (art. 101.4º). Un breve repaso documental nos permite comprobar que el articulado se repite y mejora en 1851 (Reglamento de 10 septiembre. Sección Segunda. Título I. Capítulo IV. De los Secretarios).

[4] RD 20 julio 1859. Título IV Del régimen interior de los establecimientos. Capítulo I. Del personal administrativo y Capítulo II. De las Secretarías. Vid. art. 75 a 82. El RD de 22 de mayo de 1859 que aprueba el Reglamento de Segunda Enseñanza contiene articulado referido a los alumnos y su régimen académico, que puede  resultar útil al investigador. Vid. Sección Primera. Título IV. Capítulos I y II. Art. 123-142.

[5]  RD 29 septiembre 1901. Reglamento para el Régimen y Gobierno de los Institutos Generales y Técnicos.  Título II. Cap. VI. Art. 26.11.

[6] Vid. CORIA J., Del convento desamortizado al edificio de la luz (1845-1908). Palencia, 2009, p. 38. El proyecto de obras del nuevo Instituto está conservado en el archivo, si bien faltan algunos planos del edificio. Vid. AIJM. Caja 19. Proyecto arquitectónico del nuevo Instituto y documentos de la Junta de Obras.

[7]  Por regla general, en un expediente de un profesor se puede encontrar Hojas de Servicio, documentos administrativos generados por la Superioridad (Ministerio, Rectorado de la Universidad de Valladolid, etc.) y referidos a concesiones de permisos, traslados, permutas, mejora de nivel académico que se traduce en una mejora salarial, informes variados relativos a publicaciones científicas, pero también se pueden hallar cartas personales a personal del Instituto (Director, personal no docente).  En uno de los casos, el del profesor Cabranes (vid. CORIA J. y FERNÁNDEZ J.J., op. cit., pp. 277-298), nos hemos encontrado con su testamentaría; en otros con documentación personal diversa: cartas, comunicaciones y tarjetas de invitación.

[8] Contiene esta caja los escalafones de 1861 y 1866, encuadernados en un único libro de pasta dura con un filete dorado y  unas medidas de 15 x 20,5 cm. Aparece  titulado en el lomo como Escalafón General de los Catedráticos de Instituto de Segunda Enseñanza, editados por la Imprenta Nacional en 1862 y 1866 respectivamente, el primero de 51 páginas y con 27 el otro. Los demás volúmenes permanecen encuadernados en cartulina de escaso gramaje, con medidas unificadas de 24,5 x 17 cm. Corresponden a los años 1905, 1907, 1908, 1910, 1914, 1918 y 1920.

[9] En un expediente se puede encontrar los siguientes documentos: si el alumno ha efectuado el ingreso en el Centro, instancia pidiendo ser examinado, partida de bautismo o certificación del Registro Civil, ejercicio académico. Si el alumno procede de otro Instituto, acordada, certificación académica personal. Documentos de matrícula en las asignaturas y calificación en las mismas, exámenes manuscritos, prueba de Grado si lo hubiere efectuado.

[10] Los tamaños van desde 73,5 x 52,5 cm. a 43 x 32 cm. La encuadernación es también variada, alternando las de pastas flexibles a duras. El primero de todos ellos conserva  cubierta de piel deteriorada.

[11] Puede encontrarse la descripción pormenorizada de este conjunto de libros en  CORIA J., “Las primeras alumnas del Instituto de Palencia (1873-1874 a 1916-1917), en VVAA, Ciclo de Conferencias (1908-2008). Cien años del edificio de Jerónimo Arroyo. Palencia 2010 (pp. 190-192).

[12] Forman una serie de 257 libros (14 x 35 cm, encuadernados con pasta dura y filete dorado en el lomo) que abarcan desde el curso 1877-1878 a 1900-1901, con pequeñas lagunas cronológicas. Algunos se dedican monográficamente y por curso a cada asignatura, otros más agrupan varias asignaturas en cada volumen. Este fondo tiene gran importancia para la investigación al proporcionar datos de los alumnos que rellenan los vacíos mostrados por ausencia de libros de matrícula. Aparte pueden encontrarse otros libros con certificaciones personales y oficiales agrupados por cursos académicos. La serie, compuesta por un total de 73 libros (15,5 x 35 cm, encuadernados con pasta dura y filete dorado en el lomo, comienza en 1877-1878 y finaliza en 1939-1940. También presentan alguna pequeña laguna cronológica. Podemos añadir también un total de 18 libros de inscripciones para el Grado de Bachiller, agrupados por cursos académicos desde 1877-1878 hasta 1900-1901, también incompleta. Los libros tienen las mismas características físicas que las descritas para los libros de certificaciones oficiales.

[13] Registro de Alumnos examinados en otros Institutos y Suspensos.  Real Decreto de 22 de Noviembre de 1883. Sobre estudios privados. AIJM. Fondo antiguo s/c. El libro abarca desde el curso 1883-1884 hasta el comienzo de la década de los años noventa. Encuadernado en pasta semi-rígida, con medidas de 30,5 x 21,5 cm, en papel pautado. Las hojas no aparecen numeradas.

[14] Registro alfabético de los Expedientes personales ultimados de Estudios generales de Bachillerato. Dió principio en al año 1877 y fué reformado y revisado en el curso 1904-905 estando de escribiente Lucinio Antonio Cayón. AIJM. Fondo antiguo s/c. Encuadernación en pasta dura, hojas pautadas s/n. Medidas 27,5 x 30,5 cm.

[15] Los libros de actas aparecen encuadernados en pasta dura y presentan medidas uniformes para los que corresponden para la etapa 1900-1901 a 1938-1939. Son un total de tres libros con unas medidas de 31,5 x 21,5 cm, aproximadamente. Los de la primera etapa tienen medidas variables y algunos años son cuadernillos sin encuadernar (32 x 22,5 cm). El más antiguo (1845-primer trimestre 1851-1852) está encuadernado en pasta dura y cerrado con cordones (31 x 21,5 cm.).

[16]  Son cuadernillos de papel cosidos a mano, con medida de 30 x 21 cm. No aparecen pautadas ni numeradas. En cada una de ellas aparece un doble folio apaisado con el resumen de los datos  más relevantes del curso académico y que recuerda a los cuadros y resúmenes de las posteriores, llevadas a imprenta.

[17] Algunas memorias contienen un inventario exhaustivo de los aparatos científicos depositados en los laboratorios y gabinetes del Instituto y adquisiciones bibliográficas. Pueden ser un buen ejemplo las correspondientes a los años 1861-1862 y  1879-1880. La información puede completarse con los registros de correspondencia de los diferentes años. Para el conocimiento de este tipo de material científico vid. FERNÁNDEZ J.Mª, Aparatos científicos antiguos del Instituto Jorge Manrique. Palencia, 2009.

[18] Libro mayor de Cuentas del Instituto provincial de segunda enseñanza de Palencia. Dá principio en el mes de Noviembre de 1845. Tomo Primero. AIJM. Fondo antiguo s/c. Se completa esta sección con otros libros màs que anotamos a continuación. Libro de arqueo del Instituto Provincial de 1ª Clase de Segunda Ensenanza (sic) de Palencia. Da principio en Diciembre de 1850. Concluye en 31 de Diciembre de 1865. Primer tomo. AIJM. Fondo antiguo s/c; Libro diario de Intervencion (sic) del Instituto provincial de 2ª enseñanza de Palencia. 1861.Tomo 2º.  AIJM. Fondo antiguo s/c; Libro mayor de Intervencion (sic) del Instituto provincial de 2ª enseñanza de Palencia. De  1861 á 26 de Febrero del 66.Tomo 3º.  AIJM. Fondo antiguo s/c; Libro de caja (s/t). Comienza en marzo de 1907 y termina en 31 de diciembre de 1991. AIJM. Fondo antiguo s/c; Láminas (s/t). Contiene libranzas de 1877 a 1893, de forma episódica. AIJM. Fondo antiguo s/c. Un último libro, de gran interés por ofrecer datos económicos referidos a la Escuela de Artes, es el Cuentas Corrientes. Escuela de Artes y Excma. Diputación, 1886-1887. AIJM. Fondo antiguo s/c.

[19] Los Institutos se financiarán con las matrículas de alumnos y otros gravámenes, así como con la ayuda de la Diputación y con “rentas de memorias, fundaciones y obras pías que puedan aplicárseles después de cubiertas las atenciones de la instrucción primaria”. Vid.  Ley Pidal de 1845. Sección Segunda. Título I. Art. 58. Para las obras pías en el Instituto de Palencia, vid. la colaboración de I. Prieto “Las obras pías del Instituto de Palencia”, en CORIA J. y FERNÁNDEZ JJ., op. cit., p. 30-33. Hemos estudiado en otro momento la intervención del Cabildo catedralicio para dotar becas de estudios a alumnos pobres tras la cesión gratuita de unos locales al Instituto para su ampliación. Vid. CORIA J., El obispado de Palencia cede al Instituto de Segunda Enseñanza las “Paneras de Paz y Heredia” (1858-1860). Estudio de las repercusiones en el proceso de remodelación del convento de San Buenaventura y su adaptación en la segunda mitad de siglo como establecimiento educativo (en prensa).

[20] Vid. CORIA J. y FERNÁNDEZ J.J., op. cit, pp. 61-67. Destaca la figura del profesor Justo Mª de Velasco, maestro de alguno de los más grandes pintores palentinos del siglo XIX, caso de Mañanós, Oliva o Casado del Alisal.

[21] Publicadas en CORIA J. Del convento desamortizado al edificio de la luz (1845-1908). Palencia, 2009 (pp. 52 a 66).

[22] En la biblioteca auxiliar del archivo conservamos cinco volúmenes encuadernados con lomo de piel y filete dorado. El primero de ellos abarca las memorias de comienzo de curso 1859-1860 para los Institutos de Alicante, Ávila, Badajoz, Baleares, Barcelona, Vizcaya, Cáceres, Canarias,  Ciudad Real, Cuenca, Figueras, Gerona, Guadalajara, Huelva, Huesca, Jaén, León, Lérida, Logroño, Noviado y San Isidro de Madrid, Málaga, Murcia, Orense, Palencia, Pontevedra, Pamplona, Monforte, Salamanca, Santander, Segovia, Soria, Teruel, Vergara, Vitoria y Zamora. El segundo comprende las memorias de 1861-1862 de los Institutos de Albacete, Almería, Alicante, Ávila, Barcelona, Badajoz, Vizcaya, Burgos, Cáceres, Canarias, Cádiz, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Figueras, Gerona y Guadalajara. El tercero, para el mismo curso y los Institutos siguientes: Huelva, Huesca, Jaén, Lérida, León, Logroño, Málaga, San Isidro y Noviciado de Madrid, Orense, Oviedo, Palencia, Pontevedra y Pamplona. El cuarto contiene memorias del curso 1862 a 1863 para los Institutos de Pamplona, Palencia, Pontevedra, Salamanca, Santander, Santiago, Segovia, Sevilla, Soria, Tarragona, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, Vergara, Vitoria, Vizcaya, Zamora y Zaragoza. El quinto corresponde al curso 1863 a 1864 para los Institutos de San Isidro y Noviciado de Madrid, Málaga, Murcia, Orense, Oviedo, Palencia, Pontevedra, Santander, Segovia, Sevilla, Tarragona, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, Vergara, Vizcaya, Zamora y Zaragoza.

[23] Las medidas de todas ellas son bastante regulares (21 x 15 cm.) y están encuadernadas e impresas en Palencia. Con motivo del centenario del comienzo de las obras de este Instituto publicamos un facsimil de la correspondiente a 1908-1909, añadiéndose la del curso que corresponde (2008-2009) y cuya recopilación fue coordinada por la profesora Santo Tomás, Secretaria a la sazón del Instituto “Jorge Manrique”. Vid. Memorias cursos académicos 1908-2008. Palencia 2009.

[24] El diseño informático ha sido de Carlos J. Iglesias Pacho, jefe de nuestra Secretaría. Han colaborado en el volcado de datos: Mª Aránzazu González Lombraña, Laura Antón Miguel, Fernando Muñoz Pérez, Mª Paz Regidor Moreno, Mª José Marcos Martín, Sara Galván Lobato y Mª Teresa Marcos Ayuela, todos ellos administrativos de este Instituto en estos últimos años. La labor realizada es de gran importancia por permitirnos acceder a un bloque muy extenso de alumnos y profesores. Comprende, en los momentos de redactar estas líneas,  un total de 1.064 profesores y 10.123 alumnos.

[25] Todas estas experiencias se han llevado a cabo dentro por un grupo de trabajo de profesores de este Instituto, con la colaboración entusiasta del asesor del Área de CCSS del CFIE de Palencia, César Mediano Walter: en los cursos 2008-2009 “Los archivos de los Centros educativos y su aplicación en el aula I”,  2009-2010, “Los archivos de los Centros educativos y su aplicación en el aula II” y en el 2010-2011 “Las TIC y el archivo histórico del IES Jorge Manrique de Palencia”.

[26] La experiencia se ha llevado a cabo con la aplicación específica en el aula de exámenes de Latín y Ciencias Naturales en los  últimos cursos. En cuanto a los exámenes de Historia son numerosas las aplicaciones posibles de estos exámenes –especialmente los que corresponden a los premios. Los avances metodológicos de esta disciplina y su correspondiente cambio en los ejes temáticos pueden resultar motivadores para el profesor y muy significativos para el alumno. Para la asignatura de Matemáticas se ha realizado un brillante trabajo por PÉREZ VILLAYANDRE J., El número de oro en el Instituto General y Técnico de Palencia, que estará próximamente colgado en la página web del archivo para consulta abierta.

[27] Hemos emprendido un proyecto común con el Instituto Gaona, más concretamente con la profesora Mª C. Prieto, encuadrado dentro del modelo ARCE para llevar a cabo experiencias de clara implicación metodológica y práctica con los alumnos. Se nos ofrece un campo sugerente y, con toda probabilidad, podría resultar útil ampliar el campo con otros Centros en la búsqueda de un modelo de integración del archivo en el aula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s